¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

Cómo convertir a tu gato y a tu perro en los mejores amigos

Siempre se ha dicho que los gatos y los perros no suelen llevarse bien, pero nosotros sabemos que no tiene por qué ser así. Hay unos pasos que puedes seguir y practicar para ayudar a que tus amigos se hagan también colegas.

E ocasiones, puede que sientas que tus amigos peludos no son los candidatos ideales más adecuados para desarrollar una amistad, pero con estos consejos, y un poco de paciencia, puedes ayudar a tu perro y a tu gato, de forma lenta y segura, a sentirse más felices y tranquilos uno cerca del otro.

Os explicamos los mejores consejos para darles a tu perro y a tu gato la oportunidad de ser los mejores amigos:

Dale a tu gatito un refugio lejos de tu perro

A todo el mundo le gusta sentirse seguro cuando conoce gente nueva y tu gatito no es diferente. El mejor modo de hacerle sentir seguro y a salvo antes de conocer a su nuevo colega canino es darle su propio territorio privado.

Cuando pongas a tu minino en su propia habitación privada, separado del perro por una puerta, debe poder oler a tu perrito sin verle y sentirse cómodo con el olor canino. Te recomendamos usar el difusor FELIWAY CLASSIC para conseguir que tu gatito se sienta más cómodo cuando le presentes a un perro

Prepara a tu gatito para conocer a tu sabueso asegurándote de que tiene una zona segura libre de perros donde poder retirarse cuando quiera. También, puedes colocar una puerta más pequeña (una puerta gatera) en la puerta principal, para que tu gato pueda salir y entrar cuando quiera; pero tu perro no quepa por ella.

Cuando se hayan acostumbrado perfectamente a los ruidos y olores del nuevo compañero…

¡Ahora, tus amigos favoritos ya están listos para conocerse!

Haz las presentaciones. ¡Pero tómatelo con calma!

perro y gato en mejores amigos 3

Es importante asegurarte de que tu gato conozca a tu perrito gradualmente, paso por paso, dado que no querrías que ninguno sufriera un shock.

Una vez tus compañeros peludos se hayan acostumbrado al olor del otro, puedes permitirles que se vean. Pero no permitas ningún contacto todavía. Mantenlos a cada uno al lado opuesto de la puerta hasta que se acostumbren a estar cerca uno del otro. Si tu perro no reacciona bien, asegúrate de distraerle con su juguete favorito.

El siguiente paso, es dejar que se acostumbren a estar en la misma habitación: tu gatito suelto y tu perro con la correa. Tiene que ser un momento tranquilo y feliz para ambos. Por ejemplo, pon la latita favorita de tu gato en un lugar elevado, mientras que tu perro roe su premio favorito.

De nuevo, redirige la atención de tu can si tiene una reacción negativa hacia el gato.

Finalmente, una vez te hayas asegurado de que tu perrito y tu minino están cómodos el uno al lado del otro, permite que tu gato salga de su zona libre para decir hola a su nuevo amigo perruno, sin que el perro siga sujeto con la correa.

¡Recuerda! Intenta siempre mantener a tu perro y a tu gato calmados antes de que se conozcan. No les exaltes ni emociones con intensas sesiones de juego antes de permitirles pasar tiempo juntos.

 

Entrena a tu perro a ser educado con tu gato

A nadie le gusta que le hostiguen y esto mismo también es aplicable a tu gato, así que tienes que ser claro con tu perro y enseñarle que tu gatito NO es un juguete.

Es crucial entrenar a tu perro a no perseguir o atormentar a tu gato (y esto a veces puede significar mantenerlo atado con la correa en casa durante las primeras sesiones). También debes impedir que robe la comida de tu gato o que entre en su arenero. Un buen programa de entrenamiento (o un programa que refresque buenos hábitos si ya ha hecho uno) también es una gran idea para asegurarte de que tu sabueso sigue prestando atención a tus señales.

No obstante, el aprendizaje es una calle de doble sentido. Si tu gato “molesta” a tu perro, por ejemplo, golpeándole las patas cuando pasa por delante de él, saltando tras su cola intentando cazarle, permite a tu perro perseguir a tu minino un poco. Tu amigo felino necesita aprender que tu perrito tampoco es un juguete.

 

Deben aprender sus diferentes formas de comunicación

Si tu perro no había estado antes en contacto con gatos, o el gato no sabía relacionarse con perros, es posible que necesiten un tiempo adicional para aprender a comunicarse, a interpretar los gestos y los ruidos con los que se llaman para jugar o con les que dicen que ya han tenido suficiente por el momento.

No fuerces las cosas

perro y gato en mejores amigos 6

No deberías forzar a tu minino y a tu perrito a relacionarse contra su voluntad. ¿Cuánto te gustaría a ti estar encerrado en una habitación con un desconocido sin tener forma de escapar?

Asegúrate siempre de que ambos tienen sus zonas separadas. Tus animales también necesitan espacio. Ambos necesitan sus propios platos de comida y agua, y el plato del gato debería estar lejos del perro. Lo mismo vale para sus zonas de dormir. Ambos dormirán más cómodos si sus camas son inaccesibles a su nuevo amigo, o por lo menos, por ahora.

Finalmente, asegúrate siempre de que tu gatito tenga una salida despejada cuando esté pasando el rato con su amigo canino. A los gatos, les gusta ir a la suya y poder ir y venir cuando ellos quieran.

 

Amigos para siempre

perro y gato en mejores amigos 5

Una manera de asegurar que tus amigos peludos sean felices es felicitarles por jugar limpio juntos, por ejemplo, dándoles de sabrosos premios.

Cuando tu perro actúe de forma calmada con tu gato, sentándose o tumbándose cerca del minino (¡o incluso ignorándole!) deberías darle un premio para recompensar su actitud positiva.

Del mismo modo, recompensa a tu gato con premios o con unos cuantos mimos cuando sea capaz de relajarse junto a tu perrito o tenga una interacción positiva con él.

Dales siempre los premios de forma calmada para ayudar a reforzar la atmosfera relajante de amistad que has estado creando entre tu perrito y tu minino.

Finalmente…

Con un poco de paciencia, entreno y recompensas, pronto tendrás la satisfacción de crear un hogar aún más feliz para tus queridas bolitas de pelo. Sigue así y en poco tiempo seréis una gran y amorosa familia donde todos disfrutéis de la compañía de todos.

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?