¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

¿Cuál es el mejor transportín para viajar con mi gato?

¿Qué objetos específicos tienes para tu gato en casa? Seguro que ya tienes camas, comida, areneros, rascadores y juguetes para tu gato, pero, ¿tienes el transportín adecuado para él cuando necesitas viajar con tu amigo o llevarlo al veterinario?

Los gatos suelen tener fama de no relacionarse bien con sus transportines. Quizá incluso estés temiendo el día que tengas que animar a tu peludo amigo a meterse en uno. Sin embargo, hay maneras de animar a tu gato para que  se sienta cómodo en el transportín. Es muy importante elegir el transportín correcto y ayudar a tu mascota a sentir que el transportín es una extensión de su hogar, no solo una herramienta para viajar.

Hay varios factores a considerar a la hora de escoger un transportín. Los siguientes consejos te ayudarán a elegir la mejor opción para tu mascota.

 

Consejos para escoger el mejor transportín para tu gato

  1. Elige un transportín espacioso

    Aunque no quieras un transportín en el que tu gato pueda sufrir sacudidas o hacerse daño si se pone nervioso, tampoco querrás uno que le haga sentir atrapado.

    Asegúrate de que el transportín que escojas sea seguro y robusto, y que permita a tu gato levantarse y moverse de manera que se sienta cómodo. Es importante que entre bien el aire. Escoge, pues, uno con grandes aberturas para que pueda respirar con facilidad (especialmente en los días calurosos).

  2. Recuerda: el acceso es importante

    Elige un transportín que sea fácilmente accesible tanto para ti como para tu gato. Un transportín con apertura en la parte superior te permitirá introducir y extraer a tu gato de forma cuidadosa, sin tener que arrastrarle o empujarle por una entrada frontal pequeña.

    Una apertura de buen tamaño también permitirá que tu mascota entre y salga por sí misma, de este modo se animará a usarlo. Si puede asociar el transportín a su propio espacio, será menos estresante cuando lo cierres y lo lleves contigo. Un buen consejo es poner regularmente un premio dentro del transportín y animarle a entrar por voluntad propia, incluso si no tienes planeado llevar a tu gato a ninguna parte. De esta manera, tu peludo amigo desarrollará una asociación positiva al transportín

    Claro que algunos gatos son unos increíbles artistas del escapismo. Si tu minino sabe unos cuantos trucos de Houdini, comprueba que la puerta pueda cerrarse rápidamente para impedir que se escabulla. Es muy difícil atrapar a un gato que huye. Perseguirlos solo les producirá más ansiedad y la experiencia hará que tu mascota se ponga más nerviosa cuando vuelvas a introducirlo en el transportín.

    Por último, desde el punto de vista humano, un acceso fácil es también importante para mantener limpio el transportín de manera más sencilla.

  3. Ten en cuenta la seguridad de tu minino en todo momento

    El transportín debe ser seguro, además de accesible y cómodo. Asegúrate de que escoges un transportín robusto. La parte de abajo debe ser dura y estar protegida (puedes poner sábanas mullidas en esta parte para que tu minino se sienta como en casa). Por supuesto, cuanto más grande sea tu gato, más robusto debe ser el transportín.

    Además, necesitas que el transportín sea lo más seguro posible a la hora de viajar en coche, así que comprueba que esté bien sujeto y que no se caiga si tienes que parar de sopetón.

  4. Escoge un trasnportín con asas para evitar los mareos

    Si usas un transportín para cargar a mano a tu minino de un lado a otro, es preferible que escojas un transportín con asas a cada lado (es mejor que uno con solo un asa superior). Esto evitará los balanceos y ayudará a prevenir mareos en tu gato.

    Para prevenir el mareo de tu minino cuando viajéis en coche, asegúrate de que el transportín esté en una superficie firme (por ejemplo, el suelo del coche) y de que quede bien sujeto. Así impediremos los balanceos excesivos y cualquier movimiento que pueda provocar que tu gato se sienta mal.

    Además, recuerda mantener tu coche fresco y tranquilo. Aunque debes evitar que tu gato coma durante las horas anteriores a un viaje, sobre todo en los trayectos más largos, asegúrate de que tu gato tiene acceso a abundante agua y algunas galletas deshidratadas, y prepárate para algún “pequeño accidente” de tu minino después de que coma o beba.

  5. Cubre las ventanas para tranquilidad de tu minino

    Aunque los gatos son animales curiosos, a veces es recomendable que no puedan ver nada a su alrededor cuando están viajando. Sabemos que les gusta perseguir objetos en movimiento, pero si pueden ver montones de árboles y coches pasando junto a la ventana es posible que se estresen al no poder salir. También podrían llegar a marearse por el movimiento.

    Si tu transportín dispone de mucho espacio abierto, a menudo ayuda tapar la luz desde arriba (con una manta, por ejemplo) mientras estás conduciendo.  Esto ayudará a mantener la vista de tu gato lejos de cualquier árbol o coche que pase y ayudará a que tu minino se relaje. ¡Quizás incluso se eche una siestecilla!

  6. Primero,familiariza a tu gato con su transportín

    Una vez hayas seleccionado es transportín adecuado para tu minino, no esperes que simplemente salte en él y se quede ahí a la primera. Es importante que se familiarice con el transportín primero. Lo ideal es comenzar unos cuantos días antes del viaje.

    Una buena recomendación: deja el transportín en el rincón favorito de tu gato todo el tiempo posible para que pueda acostumbrarse a él. Asegúrate de dejarlo disponible para que pueda usarlo, con la puerta bien abierta. Así, tu gato puede explorarlo a su ritmo. Añade un lecho cómodo y juguetes. Atráelo con algunos premios y permite que entre y salga del transportín cuando él quiera. Nunca se sabe, podría adoptar el transportín como un refugio cómodo de manera que, cuando viajéis, le ayude a relajarse.

  7. Usa FELIWAY

    En ocasiones, tu minino quizá necesite una pequeña ayuda extra para adaptarse. Usar FELIWAY CLASSIC Spray en su tranportín y en su cama dará sus frutos. Sencillamente rocía el interior del transportín de tu gato por la parte de arriba, la de abajo y cada esquina al menos 15 minutos antes de viajar y de mostrarlo a tu gato por primera vez. Esto le proporcionará un entorno calmado y más feliz que tranquilizará a tu amigo durante el viaje.

    FELIWAY CLASSIC Spray libera mensajes felices en el entorno de tu gato. En los viajes más largos, o si tu gato necesita relajarse durante más de 5 horas, vuelve a rociar el transportín, las mantas o el lecho asegurándote de que tu gato no entre en contacto con él durante 15 minutos antes de entrar.

 

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?