¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

Verdadero o falso: ¿Los gatos odian el agua?

¿Los gatos odian el agua? La respuesta a esta pregunta es: ¡sí y no!  

Obviamente los gatos necesitan mantenerse hidratados como todos los animales y los humanos, por eso la ingesta de agua es esencial.  

Los antepasados de los gatos vivían en países cálidos y secos y no tenían desafíos naturales como cruzar ríos o grandes cuerpos de agua, y aunque los podrías encontrar bebiendo agua fresca limpia de la orilla de un río, rara vez los verías sumergirse en él y chapotear. A lo largo de su evolución, los gatos también han aprendido a evitar el agua estancada, ya que es más propensa a albergar bacterias venenosas que los pondrían enfermos. 

¿Qué odian los gatos sobre el agua?

El pelaje mojado es pesado 

El pelaje de la mayoría de los gatos es suave y retiene el agua, por eso si se empapa se vuelve muy pesado e incómodo.  Esto no solo les provoca frío, también significa que no podrían escapar tan rápido como deberían de un depredador: su húmedo pelaje les ralentizaría. 

¡El agua huele! 

El olfato es el sentido más fiable de un gato y, aunque los humanos no asocian el agua con un olor, los gatos pueden detectar incluso una pequeña cantidad de productos químicos en su agua. A pesar de que es posible que nosotros no detectemos los productos químicos en el agua del grifo, emite un olor particular que un gato puede sentir de inmediato. 

A los gatos les gusta tener el control 

¿Cuántas veces has visto a tu gato jugando con el agua de un grifo que gotea?  Esto le permite jugar con las gotitas, pero mantener el control de la situación y poder escapar en cuanto el juego deje de ser divertido.  

 Molesta en sus bigotes 

Los bigotes de los gatos son su radar para el mundo exterior, especialmente para “sentir” cualquier cosa que esté cerca.  Aunque los gatos gozan de una gran visión, tienen dificultades para ver algo que se sitúe más cerca de 30 cm, por lo que usan sus bigotes para detectar cualquier peligro en primer plano.   

Así, si están tratando de beber agua y sus bigotes tocan el borde del tazón, ¡sus sentidos se ponen a 100! Notarás que tu gato prefiere beber de un recipiente mucho más grande, lleno hasta arriba del todo, para que pueda meter su lengua sin necesidad de mojarse los bigotes.  

No les gusta bañarse

A los gatos no les gusta que su pelaje se moje, por eso tampoco son muy partidarios de un baño. Ellos son especialistas en mantener su pelaje limpio con un aseo regular, pero puede haber ocasiones en las que sientas que tu gato debe bañarse, por ejemplo, si su pelaje se enmaraña o si tiene algo en su pelo que no debe ingerir.   

Si es posible, evita sumergir completamente a tu gato en el agua del baño, y trata de limpiar trocito a trocito de su pelaje, usando agua tibia con un champú para gatos. Sécalo suavemente con una toalla suave; evita usar un secador de pelo, ya que el ruido y el aire a gran velocidad probablemente asustarán a tu gato. 

Hay veces que tu gato necesita un baño completo, por ejemplo, si tiene alguna afección en la piel.  Asegúrate de hablar con tu veterinario sobre las opciones que no implican champús y que tu gato se moje, como la mousse (que no necesita enjuagado). Pero si tienes que bañarlo, es posible que desees probar el siguiente enfoque: 

  • Tómate tu tiempo para tratar de acostumbrar a tu gato al baño / fregadero / recipiente que vayas a usar. 
  • Utiliza FELIWAY Optimum en la habitación donde vayas a bañar a tu gato.  FELIWAY Optimum ayuda a los gatos con más signos de estrés, en más situaciones, y calma a los gatos mejor que nunca. 
  • Revisa sus garras y recórtalas si crees que pueden suponer un peligro de arañazo accidental. 
  • Cepilla a tu gato primero para deshacerte del exceso de pelaje y cualquier suciedad. 
  • Elige el momento adecuado. Evita la hora del día en que normalmente están muy activos (como primera hora de la mañana o la noche). Mejor esperar a que estén relajados. 
  • Considera tener un ayudante: es posible que necesites ayuda para sostener la toalla o consolar a tu gato si se pone nervioso. 
  • Coloca una toalla doblada en la parte inferior del área de baño para darle un agarre a tu gato. Necesitan poder ponerse en pie fácilmente sin que sus pies se deslicen. 
  • Pon muy poquita agua tibia (no caliente) en la bañera / recipiente / baño y usa un champú para gatos para lavar su pelaje suavemente.   
  • Evita mojarle la cara si es posible. 
  • Asegúrate de enjuagarlo suavemente, vertiendo lentamente agua sobre él para eliminar todo el champú. 
  • Sécalo con una toalla suave y mantenlo en una habitación cálida hasta que esté completamente seco. 
  • ¡Dale su golosina favorita por ser un gatito tan bueno! 

 

¿Pero les gusta algo del agua a los gatitos? 

Sabemos que a la mayoría de los gatos no les gusta el agua, ¡pero hay algunas excepciones!   

  • A los gatos les gusta beber del agua corriente, o de un grifo que gotea, porque es más fresco y pueden mantener sus bigotes fuera del agua. 
  • Les fascina el sonido del agua corriente y con frecuencia los verás jugando con el agua mientras gotea del grifo. 
  • Se sabe que algunas razas tienen una afinidad más cercana con el agua: 
  • Maine Coon: tienen un pelaje resistente al agua, tal vez debido a su historia en áreas heladas y cubiertas de nieve en el noreste de los Estados Unidos. Eran gatos populares en los barcos. 
  • Van Turco: son conocidos por disfrutar de un baño y son apodados "los gatos nadadores".  La textura de su pelo los hace resistente al agua. Son de la región del Lago Van. 
    Abisinio: este gatito con origen en las costas del océano Índico es muy feliz investigando acumulaciones de agua.

 Anima a tu gato a que le guste el agua 

Es importante asegurarte de que tu gato tenga acceso regular a agua limpia, particularmente con los gatos mayores que pueden ser propensos a la deshidratación. 

  • Asegúrate de que tu gato tenga acceso en todo momento a agua fresca y limpia. 
  • Limpia sus tazones de forma regular para evitar que el agua se estanque. 
  • Averigua qué material prefiere tu gato para su bol de agua: plástico, vidrio, acero inoxidable, cerámica… 
  • Invierte en una fuente de agua para gatos. 
  • ¡Agrega uno o dos cubitos de hielo a su tazón de agua! Esto mantendrá el agua fresca y sabrá mejor para tu gato, ¡especialmente si el cubito de hielo está aromatizado con una de sus comidas favoritas! También se divertirá persiguiéndolo alrededor del tazón, así que quizás sería buena idea invertir en un tazón para gatos a prueba de derrames. 

Un gato promedio, que pesa entre 4-5 kg, requiere aproximadamente 250 ml de agua cada día.  Si alimentas a tu gato con croquetas, su comida tendrá muy poco contenido de agua, por lo que tu gato necesitará tener otras fuentes para conseguir hidratarse. Si alimentas a tu gato con comida enlatada para gatos, su contenido en agua en la comida será mayor, pero también deberían tener acceso a una fuente de agua. 

Es importante llevar un registro de la cantidad de agua que tu gato suele beber para asegurarte de que se mantenga hidratado.  Si observas alguna señal de que no está bebiendo lo suficiente, o está bebiendo más de lo habitual, esto podría indicar un problema médico subyacente que deberá revisar tu veterinario. 

 

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?