¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

El punto de vista de un gato: Gatos independientes

Algunas personas creen que los gatos no somos muy amigables y somos un poco ariscos, pero me gustaría dejar las cosas claras: no somos ariscos, ¡solo somos independientes!

No olvides que nuestros antepasados solían vivir en la naturaleza y tenían su propio territorio que inspeccionaban desde lugares seguros en los árboles. Conocían los mejores lugares para descansar lejos de los peligros y desde donde podían acechar a sus presas para cazar comida. Si se trataba de un territorio grande, también había lugar para otros gatos y sus gatitos. Esto sucedía con la condición de que cada familia tuviera su propio espacio seguro y sus propios recursos. Y al igual que nosotros, los gatos domésticos, solían marcar su territorio de la misma manera que lo hacemos hoy.

¡Nos gusta nuestra independencia!

Desde nuestro punto de vista, hay ciertas cosas que los humanos debéis tener en cuenta y recordar para que los gatos mantengamos nuestra independencia.

1. No nos gusta compartir

Como ya he dicho, a cada uno de nosotros nos gusta disponer de nuestros propios recursos: no nos gusta compartir camas, ni comederos, ni rascadores, ni areneros. Por lo tanto, asegúrate de que en casa todos los gatos tengan uno para cada uno y de que sean fácilmente accesibles (entre los gatos determinamos cuál pertenece a cada uno) porque marcamos todo lo que nos pertenece.Feliway_gatos independientes 1

2. Podemos llevarnos bien con los perros

Contrariamente a la opinión popular, podemos llevarnos bien con otras especies animales, ¡como los perros! Los perros dependen de sus padres humanos y no son tan independientes como nosotros, los felinos, pero mientras no nos persigan, podemos llevarnos bastante bien con ellos. Mis padres humanos leyeron una publicación sobre "Cómo convertir a tu gato y a tu perro en los mejores amigos" ¡y ha funcionado bastante bien! Nos llevó un poco de tiempo, pero ahora ambos estamos bastante felices y podemos estar solos en la misma habitación. El perro a veces olfatea al pasar, pero si se me acerca demasiado cuando yo no quiero que lo haga, le doy una palmadita en la nariz y pilla pronto el mensaje.

Cómo convertir a tu gato y a tu perro en los mejores amigos 

 

3. Expresamos sentimientos a nuestra manera

Solo porque no ladremos ni meneemos la cola cuando llegas a casa del trabajo no significa que no estemos contentos de verte. No está en nuestros genes armar tanto alboroto, pero es una buena señal cuando nos frotamos contra tu pierna o parpadeamos lentamente. Además, nos gustan nuestras sesiones de juego habituales y acurrucarnos en tu regazo por la noche.

 

4. Nos gusta jugar… pero a nuestro ritmo

Nos gusta jugar con nuestros humanos y perseguir un juguete blandito en el extremo de una cuerda o tratar de sacar comida de un juguete rompecabezas. Es similar a lo que hacían nuestros antepasados: eran muy buenos persiguiendo y atrapando. Sabemos cuándo hemos tenido suficiente, así que probablemente dejemos de jugar así, de repente. Jugaremos a nuestro ritmo. No olvides que somos independientes y también podemos divertirnos en el jardín trepando árboles, escondiéndonos en los arbustos y abalanzándonos sobre las moscas o los ratones que se atreven a pasearse por nuestro territorio.

 

5. Lee las señales

Los seres humanos debéis aprender el lenguaje corporal de los gatos para que sepáis lo que estamos sintiendo. Sé que llegamos a ser muy sutiles pero, la pose de nuestras orejas puede darte muchas pistas:

  • Si mis orejas están hacia adelante y mis bigotes están relajados, ¡me siento tranquilo!
  • Si mis orejas están aplanadas, apuntan en diferentes direcciones, mis bigotes están echados hacia atrás y mis ojos están muy abiertos, ¡estoy estresado!
  • Si una de mis orejas está hacia un lado y la otra está hacia adelante (ojos muy abiertos y mis bigotes mirando hacia adelante), ¡estoy preocupado!

Feliway_gatos independientes 26. ¡No siempre fui independiente!

Cuando era solo un gatito, no era tan independiente como ahora. Pero mis padres humanos me cuidaron muy bien cuando era pequeño y conocí a muchos humanos diferentes. Me siento muy feliz pasando tiempo con ellos. Sé que siempre se asegurarán de que tenga mucha comida y agua y que me cuidarán lo mejor que puedan. Mi cama es muy acogedora y cómoda, mi arenero ya no está al lado de la lavadora y tengo un rascador enorme donde puedo hacer ejercicio y mantener mis garras en óptimas condiciones.

Me he dado cuenta de que mis padres humanos están usando algo muy especial en la habitación en la que paso más tiempo, ¡y me hace sentir súper genial y tranquilo! Se llama FELIWAY Optimum, así que espero que se acuerden de volver a llenarlo, ¡incluso mi hermana gata parece más tranquila de lo habitual ¡Es simplemente PURRFECTO!

 

 

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?