¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

10 cosas a tener en cuenta para viajar en avión con tu gato

¿Piensas en tu gatito como en un elegante y misterioso viajero internacional? Aunque nuestros gatos no son viajeros naturales, pueden acompañarnos en coches, trenes e incluso en el aire con la preparación adecuada. 

Si bien es posible que tu gato viaje contigo, primero debes pensar si viajar en avión es realmente lo mejor para él. Todos los viajes, pero en particular en avión, son estresantes para ellos. Resulta ruidoso, interrumpe su rutina y puede ser muy confuso para un gatito. En algunas situaciones, puede que tu amigo felino deba viajar en la bodega. 

La bodega de carga puede ser muy estresante para nuestras mascotas. A veces nos cuesta dejar a nuestros gatitos en casa con un cuidador, pero suele ser la mejor opción para los viajes más cortos o para las mascotas mayores, las que se estresan fácilmente, y también aquellas con problemas médicos que necesitan atención diaria y un estilo de vida tranquilo. 

Sin embargo, habrá ocasiones en las que nuestro amigo peludo deba viajar con nosotros, como en un viaje aéreo de solo ida. Aquí te detallamos las consideraciones que pueden ayudar a tu gatito a volar contigo. 

Consideraciones antes del viaje 

¿Ya has decidido llevar a tu gatito contigo en el vuelo? ¡Pues es hora de planificar! Hay mucho que considerar y preparar para garantizaros un viaje tranquilo y fácil, así como para ayudar a tu gato a sentirse lo más cómodo posible. 

Desde el papeleo hasta las consideraciones médicas y la búsqueda de aerolíneas, debes comenzar a planificar tu viaje con meses de anticipación para asegurarte de que no olvidas nada de ese día.  

 

1. Ten en cuenta los requisitos de entrada 

¿Conoces los requisitos de entrada y de visados antes de reservar un viaje? Por supuesto. Entonces, ¡no olvides hacer la misma investigación para tu gato!

Antes de reservar tu vuelo, es importante conocer el papeleo y los requisitos de salud que debe cumplir tu amigo felino para llegar a vuestro destino. Debes estar preparado para cualquier requerimiento (como la cuarentena) que se le pueda aplicar. 

Es una buena idea visitar la web del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca para conocer los requisitos de entrada globales. Ten en cuenta que estos requisitos pueden cambiar con el tiempo, así que asegúrate de estar al tanto de las actualizaciones de las leyes, decretos, normativa y similares al respecto. 

 

2. Visita a tu veterinario 

¿Tu gatito está sano y listo para viajar? Asegúrate de visitar a tu veterinario con suficiente antelación al viaje (un mínimo de 6 meses, si es posible), ya que tu gato puede necesitar ciertas vacunas y certificados de salud. En algunos casos, deberá volver al veterinario entre 24 y 48 horas antes del viaje para obtener más certificados de salud, por lo que es importante saber con anticipación qué se requiere y cuándo. Si tu amigo peludo aún no tiene un microchip, ahora es el momento perfecto para ponérselo. ¡O verificar que los datos estén actualizados si ya lo tiene! 

También debes comprobar con el veterinario que tu gatito no tenga problemas de salud subyacentes que puedan verse afectados o empeorados por el estrés del viaje. Ten en cuenta que no está permitido ni se recomienda viajar con gatos menores de 3 meses, con gatitas preñadas ni gatos enfermos. 

 

3. Investiga las opciones de vuelo 

Una vez que estés conforme con la idea volar con tu gatito y conozcas los requisitos de salud y del lugar de destino, puedes comenzar la elección de la aerolínea. 

Hay muchas opciones cuando se trata de elegir un vuelo adecuado para tu gato y para ti. Consulta con la aerolínea si se aceptan mascotas antes de reservar. También considera cómo cada aerolínea transporta a los animales. Algunas permiten mascotas en la cabina bajo ciertas circunstancias (dentro de un transportín de gatos reglamentario). Sin embargo, otras requerirán que tu gatito pase el viaje en una parte especial de la bodega que se calienta y se presuriza (similar a la cabina). Ten en cuenta que puede haber algunas excepciones con los animales de servicio, pero es importante verificar siempre las condiciones, los requisitos exactos y los costes de cada aerolínea de forma independiente. Notifica a la aerolínea que viajarás con tu gato cuando reserves tus vuelos y, si te dicen que tu gatito puede viajar contigo en la cabina, intenta obtener este permiso por escrito. 

 

4. Conoce y respeta las normas de tu aerolínea 

Una vez que sepas cómo gestiona tu aerolínea los viajes con gatos, conoce y respeta sus normas. 

Por ejemplo, verifica sus pautas y asegúrate de estar utilizando la aerolínea correcta. Los estándares de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) dicen que un transportín de viaje para gatos debe ser lo suficientemente grande para que tu mascota se levante y se dé la vuelta con facilidad. Asegúrate de consultar con cada aerolínea acerca de cualquier requisito adicional. Es probable que haya restricciones de tamaño, dependiendo de si planeas viajar con tu gatito en la cabina o en la bodega. Ten en cuenta que, si planeas viajar con más de un gato, cada uno necesitará su propio transportín. 

También puede haber más requisitos sobre la edad, el tamaño, el peso, la altura o la condición médica de tu gato, y deberás disponer de la documentación pertinente acerca de él. ¡Asegúrate de saber todo esto con anticipación para pasar un viaje tranquilo! 

 

5. Lo mejor: un vuelo directo 

A nadie le gusta deambular por los aeropuertos, subir y bajar de aviones y esperar vuelos, ¡y aún menos a tu gatito! Los viajes aéreos ya son suficientemente ruidosos, confusos y aterradores para los gatos, así que, si puedes minimizar el estrés con un vuelo directo, ¡hazlo!  

De esta forma se reducen las posibilidades de cualquier problema que pueda ocurrir en los vuelos de conexión; también las situaciones que tu pequeño felino puede sufrir, como esperar en lugares muy calurosos o muy fríos. 

Feliway_viajes en avion con gatos

Consideraciones para el viaje 

Con la preparación adecuada antes del vuelo, tu gatito y tú estaréis listos para tener un viaje tranquilo. Para llevarlo con calma, el día del viaje debes: 

 

6. ¡Llegar temprano! 

Para cualquier vuelo se debe intentar llegar con antelación, pero es aún más importante cuando viajas con tu mascota. Además de tener por delante mucho papeleo adicional y verificar todos los requisitos de viaje, ten en cuenta que muchas aerolíneas tienen un límite en la cantidad de animales permitidos en la cabina: si hay muchas demandas, las adjudicaciones se harán por orden de llegada. 

Durante el check-in la aerolínea puede pedirte que saques a tu gatito del transportín para una inspección. Si tu gato lleva arnés y correa, será mucho más fácil y seguro manipularlo. Los ruidos y el ajetreo del aeropuerto pueden estresarlo mucho y es muy probable que intente escapar. 

 

7. No olvides la documentación de tu gatito 

¡No solo debes acordarte de tu pasaporte! Mantén a mano el certificado de salud y la información de vacunación de tu gato, además de una copia adjunta al transportín. Recuerda que es posible que debas obtener los últimos certificados de salud de tu veterinario de 24 a 48 horas antes del viaje. 

 

8. Ayuda a tu gato a sentirse seguro y en calma 

Llevar a tu gato en avión puede ser estresante, pero cuanto mejor te prepares y más relajado estés, más cómodo estará tu gato. 

Déjale su manta o su juguete favorito en su transportín y háblale con voz tranquilizadora durante los momentos estresantes. Así le ayudas y le aseguras que estás con él y que todo va bien. Cubrir el transportín con una tela opaca durante el viaje para limitar la visión de tu gato puede calmarle y evitarle estímulos estresantes. 

Para obtener apoyo adicional, considera usar FELIWAY CLASSIC Spray en la manta y el transportín de tu gatito antes del vuelo (cuando él no esté dentro). Así, tu peludín se sentirá más calmado por los mensajes de tranquilidad y se sentirá más seguro ante situaciones extrañas para él. 

 

9. Consideraciones para tu gato durante el viaje si viaja en bodega 

Si tu amigo peludo viajará en la bodega, asegúrate de que el interior de su transportín esté acolchado y sea lo más cómodo y seguro posible. ¡No querrás que se abra durante el vuelo! Asegúrate de que tu gatito tenga acceso a agua durante el viaje, ya que volar puede deshidratarlo. También debes verificar que la parte inferior del transportín esté cubierta con una superficie absorbente, por si tu gato tiene que ir al baño durante el viaje o se marea. 

Asegúrate de que el transportín esté bien etiquetado con tu nombre, dirección, número de teléfono móvil y las direcciones de salida y destino. También es buena idea añadir contactos alternativos. Para mayor seguridad, además de colocarle un microchip a tu gato, ponle un arnés (no un collar) con su información de identificación. ¡Es importante que tu mascota esté acostumbrada a usar su arnés antes del vuelo! 

 

10. Prepárate para la llegada 

Cuando llegues a tu destino y estés preparado para dejar que tu gatito salga de su transportín, dale tiempo para que se aclimate. Todavía puede estar estresado o asustado, por lo que puede tardar en salir. Incluso podría salir corriendo y esconderse. 

Dale espacio para calmarse. Háblale con voz suave y tranquilizadora. Mantén sus recursos de comida y agua cerca para cuando esté listo. Intenta llevar su comida habitual para que tenga un elemento familiar extra que le calme. 

El difusor FELIWAY Optimum puede ayudarle a sentirse más seguro en su nuevo entorno. Enchúfalo en la habitación donde vaya a pasar la mayor parte del tiempo.  

Teniendo en cuenta todas las consideraciones, viajar con tu gatito no tiene por qué ser demasiado estresante para él. Si ya has decidido que tu amigo felino volará contigo, comienza con los preparativos lo antes posible. 

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?