¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

El punto de vista de un gato: Los secretos de un gato feliz

¡Miau! Es cierto que los gatos tenemos una vida perfecta. ¿Quieres saber mis secretos felinos para sentirme tan tranquilo, feliz y relajado?

En primer lugar, los gatos siempre tenemos el control: no importa cuánto me mime mi adorable mamá humana: soy yo el que tiene la decisión final sobre lo que hago y dónde voy. ¡Pero ella sabe cómo asegurarse de que yo sea un gato feliz!

Tengo todo lo que necesito

Mi madre humana sabe exactamente lo que necesito:

  • Dispongo de unos cuantos rincones encantadores y cómodos donde descansar o dormir. A veces es en el sofá, donde ella se sienta por la noche y yo me acurruco a su lado en un cojín. También me ha dado un estante alto con una cómoda manta para que pueda echarme mis siestas durante el día.
  • Sé exactamente dónde están mi comedero y mi bol de agua. Además, se ha asegurado de que mi hermana gatuna tenga el suyo propio en un lugar separado. Cada uno de nosotros puede acceder a sus propios recursos. ¡No nos gusta compartir!1. El punto de vista de un gato_ Los secretos de un gato feliz
  • Tengo un precioso rascador y está bastante cerca de mi cama, así que cuando me levanto después de una siesta estupenda, puedo estirarme y rascar mi poste. Mi mamá humana estaba algo molesta cuando arañé sus muebles, por eso me dio mi propio poste rascador.
  • El arenero también está dispuesto en un buen lugar. Debe de haber leído los consejos del artículo “5 consejos para dar la bienvenida a un nuevo gato a la familia”. Mi arenero está escondido en una zona privada y, ¡menos mal!, no está justo al lado de la lavadora. ¡Me asusta mucho y no podría concentrarme en lo que hago!

 

A mi manera o no hay manera

Vale, sé que tengo bastante carácter pero es que soy así…

Me gusta que me acaricien, siempre y cuando no sea en mi barriga o mi cola (son partes muy sensibles y prefiero que nadie las toque a no ser que sea yo quien les invite a hacerlo). Pero estoy muy feliz cuando me acarician la barbilla y las orejas... ¡Eso es sí que está muy bien!

Sin embargo, los humanos pueden ser un poco pillos. A veces me tientan con chuches para que tome medicamentos o para examinarme.

Uso mucho mi rascador, eso mantiene mis uñas en buena forma, ¡pero si quieren revisarlas, les dejo echar un vistazo porque así consigo premios en forma de golosinas!

No voy a dejar que me manipulen, literalmente.

Me siento bastante ansioso cuando llegan nuevos visitantes a casa porque a veces quieren cogerme en brazos. Por suerte, mi mamá humana es muy buena y les explica que deben dejarme que yo me acerque a ellos cuando quiera, lo cual es genial.

Si me dan tiempo, podría dar unas vueltas a su alrededor y frotarme contra sus piernas. Por lo visto, eso les gusta. No se dan cuenta de que les estoy dejando mi olor para que pueda reconocerlos la próxima vez que nos encontremos.

Cuando me siento ansioso por algo nuevo, salto a mi refugio en lo alto del estante. ¡Ahí no pueden tocarme!

La rutina hace que mi día sea perfecto

Cada mañana, cuando me despierto, me gusta saber qué pasa. Tengo mi propia rutina y me gusta hacer lo mismo todos los días, por eso me puse bastante ansioso hace poco, cuando mis humanos decidieron que querían redecorar. ¿Por qué tienen que hacer eso? Todo está perfecto tal y como es: sé dónde están mis lugares favoritos y sé cuánto debo saltar para llegar a mi refugio más alto.

Las paredes parecen de un color diferente, como más azules (¡aunque dicen que los humanos ven el color mejor que yo!). ¡Borraron todas las señales que yo había dejado en ellas! Y han dejado un olor extraño que espero que se vaya. Siempre que devuelvan los muebles a su lugar, no me importa.

Aún con todo el tema de la decoración, se han acordado de sacar mi comida a la misma hora de siempre y puedo entrar y salir por la gatera por mi cuenta, así que mi rutina diaria en el jardín no ha cambiado.

 

Siempre hay momentos para divertirme

El tiempo de juego también es importante para mí y generalmente es a la misma hora todos los días, normalmente cuando los niños vuelven a casa de la escuela. Me gusta jugar a perseguir al ratón con el extremo de una cuerda o dar golpecitos a una pelota que suena.

¡Jugar me mantiene activo! Buscar golosinas en un juguete rompecabezas me entretiene durante mucho rato. 1. El punto de vista de un gato_ Los secretos de un gato feliz 2

Dormir es una gran prioridad en mi vida

Me encantan las siestas y duermo en todo tipo de lugares: debajo del seto del jardín (con un ojo abierto en caso de que un ratón de verdad intente pasar), en ese cómodo cojín del sofá, en la cama de mis humanos cuando no están, o en lo alto, en un refugio donde no me puedan molestar. ¡Es increíble la cantidad de veces que echo siestas cada día!

Soy un gato fabuloso

¡Sé que tengo el control y eso es fabuloso, como yo! Pero me siento especialmente relajado en la habitación donde mis humanos han conectado un FELIWAY Optimum Difusor porque me hace sentir más seguro y tranquilo. Parece que también me ayuda a llevarme mejor con mi hermana gatuna, me siento más tranquilo y cómodo a su lado. ¡FELIWAY es algo mágico y también uno de mis secretos!

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?