¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

4 consejos para viajar en tren con tu gato

Cuando tienes que marcharte de viaje, ¿te resulta estresante dejar a tu gatito con un cuidador o en una residencia felina? ¿Te preocupa que tu amigo peludo se sienta solo si no estás cerca y querrías poder llevarlo contigo? En algunos casos, puedes. Por supuesto, puedes viajar con tu gatito en coche. Pero, ¿sabías que algunas líneas ferroviarias permiten a los pasajeros llevar mascotas pequeñas (como perros y gatos) en sus trenes?

Las reglas varían de un país a otro y también depende de las compañías de trenes. Por eso, verifica las políticas sobre animales antes de comenzar tu viaje. Una vez que hayas tomado la decisión de llevarte a tu gatito contigo, tendrás que estar bien preparado. ¡Estos 4 consejos para viajar en tren con gatos te ayudarán!

1. Planifica antes de viajar

Como regla general, tu gato debería:

  • Pasar una revisión veterinaria antes de viajar para asegurarte de que no tenga ningún problema de salud.
  • Viajar en un transportín seguro para que no pueda escapar.
  • Tener microchip, en caso de que se pierda.

También necesitarás hacer las maletas para tu gato. Piensa en cómo hacer que los nuevos lugares sean reconfortantes y hogareños para tu amigo felino. Lleva su cama, sus mantas favoritas, juguetes, comida, golosinas, areneros desechables y, si puedes, un rascador. Si el rascador no cabe en el equipaje, intenta conseguir uno en tu destino.

 

2. Pon cómodo a tu gatito

Tu gato permanecerá en su transportín durante el viaje en tren, así que asegúrate de que esté familiarizado con él semanas antes de iros. Conviértelo en un lugar seguro, en parte de su día a día. Coloca sus mantas y juguetes favoritos dentro para que entre y se acurruque cuando quiera. Pronto se acostumbrará, así que cuando os marchéis de viaje, sentirá que el transportín tiene el olor y la familiaridad de casa.

Para ayudar a tu gato a rebajar el estrés, considera usar FELIWAY CLASSIC Spray en las mantas, la cama y el transportín de tu gatito. Así le ayudarás a mantener la calma y reducir el estrés.

El transportín que escojas también es muy importante. Asegúrate de elegir un transportín con asas a los lados en lugar de en la parte superior. Así es menos probable que tu gato se balancee y que le den mareos. También debe tener una base sólida cubierta con papel de periódico absorbente debajo de las mantas, en caso de que tu gatito tenga algún “accidente de cuarto de baño”.

Recuerda que a los gatos no les gusta el ruido, así que elige con cuidado tus horarios de viaje y evita viajar en las horas punta para mantener a tu gato lo más tranquilo posible. Intenta que el viaje no sea demasiado pesado y permite que tu gatito tenga muchos descansos para estirar las patas y usar su arenero.

FELIWAY_ Viajar en tren con gato 1

3. Ayuda a tu gatito cuando viajéis

Cuando viajéis, mantén a tu gatito en el transportín en todo momento. Si necesitas abrirle un poco, ten mucho cuidado. Es importante asegurarse de que tu gato no pueda escapar, así que considera usar un arnés o correa como precaución adicional.

Ya en marcha, cubre la parte superior del transportín y rocíalo con FELIWAY CLASSIC Spray para que no se agobie con todo lo que pase a su alrededor. Es importante mantenerle seguro colocando un cinturón alrededor del transportín o sosteniendo el mismo en tu regazo siempre que sea una opción segura. Asegúrate de hablar con tu gatito con una voz suave y tranquilizadora para ayudarle a mantener la calma.

Para prevenir el mareo por el movimiento, evita alimentar a tu gato al menos 5-6 horas antes de su salida. Esto le dará tiempo a que la comida se asiente y ayudará a evitar el mareo.

Para mantener a tu amigo felino hidratado, debes colocar un recipiente de agua que no se derrame durante el viaje. Cuando la oportunidad lo permita, coloca un arenero desechable en el transportín para que la use. Lleva también toallas adicionales en caso de accidente. Deshazte la arena sucia tan pronto como puedas. Recuerda que los gatos son animales muy limpios y tampoco querrás molestar al resto de viajeros del tren.

4. Ten en cuenta el destino del viaje

Antes de viajar con tu amigo felino, es importante comprobar que seréis bienvenidos en tu destino. Tu gato debe permanecer en el interior mientras esté allí. ¡No querrás que se pierda! Asegúrate de que la habitación sea segura y tenga muchos escondites para que tu gatito explore y también de que tenga acceso a suficientes recursos.

Recuerda: a los gatos les gustan las comodidades de su hogar, por lo que cuanto más le hagas sentir como en casa, más relajado y feliz estará. Mucho antes de viajar, rocía su cama y sus mantitas, así como el exterior y el interior del transportín con FELIWAY CLASSIC Spray. Así ayudarás a tu gato a que viaje feliz y le proporcionarás seguridad adicional.

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?