¿Quieres suscribirte a nuestro blog?

Consejos útiles para viajes largos con gatos

¿Estás planeando un largo viaje en coche con tu gato? ¿Estás un poco preocupado por cómo tu amigo felino se sentirá viajando largas distancias? Por supuesto, tu gatito probablemente preferiría no viajar si no es esencial, así que considera si es necesario llevarlo contigo. 

Aunque los gatos son amantes de su hogar, pueden acompañarte en un viaje largo en coche, siempre que ambos estéis bien preparados. A continuación, te damos unos cuantos consejos útiles para viajar largas distancias con tu gato.

Consejos para viajes largos con tu gato

Prepárate

¡La preparación es importante! Hay muchas cosas que tu gatito necesita para viajar feliz, incluido sentirse cómodo en su transportín y en tu coche. Antes de comenzar vuestro viaje juntos:

  • Elige el transportín adecuado. Necesitarás un transportín para que tu gatito vaya cómodo durante todo el viaje. Asegúrate de que el transportín sea del tamaño adecuado para él: ni demasiado pequeño para que no pueda moverse, ni demasiado grande para que vaya demasiado suelto y pueda hacerse daño. Puedes leer más en nuestro artículo ¿Cuál es el mejor transportín para mi gato?
  • Enséñale pronto a usar su transportín. Asegúrate de que tu gato se acostumbra a él antes del viaje. Haz las presentaciones días antes de marcharos, anímale a entrar y explorar con la puerta abierta. Coloca sus mantas y juguetes favoritos en el interior. ¡De esta manera tu amigo felino se familiarizará con él y estará feliz de estar dentro cuando llegue el momento de viajar! Puedes reforzar con FELIWAY Classic Spray para ayudar a tu gato a sentirse más a gusto en el transportín. 
  • Planifica tu viaje con antelación. Planifica tu ruta para incluir en ella bastantes lugares donde parar. Así podrás dejar que tu gatito salga del transportín durante descansos cortos para que estire las patas, use su arenero y reciba mimos reconfortantes.
  • Usa un arnés y una correa para mayor seguridad. Un arnés para gatos es una gran idea para darle más seguridad. Con un arnés y una correa, tu amigo felino estará más seguro. De este modo sabes que no podrá escapar del transportín si te acercas para tranquilizarle. Es especialmente importante si viajáis en transporte público. Desde el coche, la correa te permitirá sacar a tu gatito en las paradas de descanso para estirar las patas. Por supuesto, no a todos los gatos les gustan los arneses o las correas, así que intenta familiarizar a tu gatito con ellos antes de viajar.
  • Haz que le pongan un microchip a tu gatito. Es una buena idea ponerle un microchip a tu gato, especialmente antes de viajar, por si acaso se escapa.
  • Lleva un arenero. Tu gatito lo necesitará si el viaje es largo. Un arenero con arena desechable es imprescindible para viajes largos. Colócalo en un lugar accesible para tu gatito cuando estéis haciendo una pausa en el viaje. Después de su uso deposita los restos en un contenedor adecuado.
  • No le des de comer al salir. No des de comer a tu gato cuando ya falten 6 horas o menos para que os vayáis de viaje. Así evitarás que se maree y que ambos tengáis un viaje desagradable.
  • Ten en cuenta adónde vais. Si os vais de vacaciones. Elige un lugar que admita mascotas y asegúrate de que tengan instalaciones seguras para que tu gato se sienta como en casa.
  • Lleva las comodidades preferidas de tu gato. Mete en la maleta las cosas que hacen que tu amigo felino se sienta como en casa, incluidos tazones de agua, de  comida, mantitas, juguetes e incluso su rascador favorito.

 

El viaje en coche

¿Cómo planeas hacer el viaje? Con los preparativos y las acciones adecuadas, tu gatito puede viajar contigo en coche, avión o tren.

Si vais a hacer un viaje por carretera:

  • Mantén seguro a tu gato. Comprueba que el transportín vaya asegurado con un arnés o cinturón de seguridad en la parte trasera del automóvil. Comprueba si se mueve menos cuando lo depositas en el suelo o cuando va sujeto sobre los asientos. Esto evitará movimientos bruscos y mantendrá a tu gatito a salvo. Nunca permitas que tu gato pasee libremente en el automóvil mientras conduces: es peligroso. Puede distraer al conductor y causar un accidente.
  • Comprueba la temperatura. Mantén una buena circulación del aire en el vehículo y evita el sobrecalentamiento del automóvil. Recuerda que tu gatito lleva un abrigo natural de piel y no puede ir a ningún lado para refrescarse. Si viajas a un lugar caluroso y no tienes aire acondicionado en el coche, lleva algunas bolsas de hielo, envuélvelas en una toalla y colócalas alrededor del transportín para mantener fresco a tu gatito.
  • Mantenle bien hidratado. Asegúrate de que tu gato tenga suficiente agua a su alcance. ¡Puede deshidratarse durante el viaje!
  • Haced paradas para descansar. Descansad a menudo si viajáis lejos. Recuerda mantener todas las puertas y ventanas cerradas si permites que tu gato salga del transportín mientras estáis parados. ¡Puede escaparse a toda velocidad! Si quieres dejarle salir del coche un rato, usa un arnés y una correa para gatos para que llevarlo a dar un paseo antes de reanudar el viaje. ¡Asegúrate de no dejar nunca a tu gato solo en el coche!

Cuando llegues a tu destino

Una vez hayáis llegado a vuestro destino, puedes ayudar a tu gatito a acomodarse y relajarse.

  • Lo primero es asegurarte de que la habitación es segura para tu gato. Antes de marcharte de viaje, informa a los anfitriones de que vas a traer una mascota. Así te asegurarás de que todo en la habitación sea adecuado para su llegada. Comprueba que la habitación sea segura para gatos antes de dejarle salir del transportín. Coloca los recursos de tu gatito y mantén la habitación tranquila y calmada mientras permites que la explore a su ritmo.
  • Dale tiempo a tu mascota para que se adapte. Tu gatito puede estar un poco nervioso después de un viaje largo y mostrarse reacio a salir del transportín. Es importante darle tiempo a tu amigo felino para que se adapte, salga a su propio ritmo y explore su nuevo entorno. Cerciórate de que disponga de objetos familiares a su alcance, como sus juguetes favoritos y su cama. Asegúrate todos sus recursos sean accesibles para él. Si es posible, dale la opción de quedarse en su cama o en el transportín mientras no estés. ¡Darle libertad le permitirá sentir que tiene el control!
  • Crea un espacio para el arenero y la higiene del mismo. Coloca el arenero cerca para que tu gatito pueda encontrarla fácilmente. Asegúrate de limpiar y quitar la basura con regularidad, igual que lo harías en casa. También debes disponer la comida y el agua en un lugar diferente, lejos del arenero.
  • Vigila a tu mascota. No le quites ojo a tu gatito en ningún momento. Déjalo pasear libremente sólo si estás seguro de que no puede escapar lejos o a un lugar peligroso para él.
  • Trata de mantener su rutina. La rutina ayuda a tu gato a sentirse seguro y protegido. Intenta mantener la rutina de tu gatito todo lo posible, como las horas de las comidas y los momentos de juego. Si viajas de nuevo, asegúrate de darle de comer a su hora pero en menor cantidad para limitar los mareos.

Para ayudar a tu gato de verdad a sentirse seguro y protegido en un nuevo lugar, lleva contigo FELIWAY Optimum Difusor. Conectado en la nueva ubicación, le proporcionará a tu gato una ayuda adicional para que se sienta relajado y a gusto en un entorno nuevo.

Deja un comentario

¿Quieres suscribirte a nuestro blog?